domingo, 24 de abril de 2011

La Liebre de Pascua

Ésta mañana ha venido la Liebre de Pascua por casa y nos ha dejado huevos de chocolate.

Éste es un cuento que en el cole le cuentan a Martina. Cada vez que leo sobre la pequeña liebre, la verdadera Liebre de Pascua, me gusta imaginarme a Guzmán saltando, esquivando obstáculos y llegando hasta el fin exitosamente de éste sendero nuestro.










Un cuento de la Liebre de Pascua (Ed. Rudolf Steiner)
Había una vez una familia de liebres de Pascua, el padre, la madre y los siete hijos. El padre y la madre liebre no sabían quién de sus hijos iba a ser ese año la liebre de Pascua. Entonces la madre liebre de Pascua cogió una cesta con siete huevos, y el padre liebre de Pascua llamó a sus siete hijos y dijo al mayor:

-Coge un huevo de la cesta y llévalo al jardín de la casa donde viven muchos niños.

El mayor cogió el huevo dorado y se fue con él a través del bosque, cruzó el riachuelo, atravesó la pradera y llegó al jardín de la casa de los niños. Entonces quiso saltar por encima de la verja, dio un salto demasiado grande y el huevo se cayó y se rompió. ésta no era la verdadera liebre de Pascua.
Le llegó el turno al segundo. éste cogió el huevo plateado, corrió con él a través del bosque, cruzó el riachuelo y llegó a la pradera. Entonces le llamó la urraca: -Dame tu huevo, dame tu huevo y te regalaré una moneda.
Y sin que la liebre se diera cuenta, ya se había llevado la urraca el huevo a su nido. ésta tampoco era la verdadera liebre de Pascua.
Le tocó el turno al tercero. éste escogió el huevo de chocolate, corrió con él a través del bosque, cruzó el riachuelo, llegó a la pradera y justo entonces, llegó saltando de un pino alto una ardilla, puso grandes ojos y preguntó:

-¿Está rico?
-No lo sé, lo quiero llevar a los niños.
-¿Me dejas probar un poco?

La ardilla chupó un poco y, como le gustó tanto, siguió lamiendo, y la liebre lamió con ella hasta que todo el huevo había desaparecido. Cuando la tercera liebre llegó a casa, la madre liebre de Pascua le tiró de los pelos de su morrito que aún estaban llenos de chocolate y dijo:

-Tú tampoco eres la verdadera liebre de Pascua.

Ahora le llegó el turno al cuarto. El cuarto cogió el huevo con muchas manchitas. Con este huevo corrió a través del bosque. Cuando estaba cruzando el riachuelo se paró en medio y se vio en el riachuelo como en un espejo. Cuando se estaba mirando, ¡plaf!, se cayó el huevo al agua. ésta tampoco era la liebre de Pascua.
Le llegó el turno al quinto. El quinto cogió el huevo amarillo. Con él corrió a través del bosque y antes de llegar al riachuelo se encontró con el zorro.

-Oye, vente conmigo a mi madriguera y enseña a mis hijos el huevo bonito.

Los zorritos empezaron a jugar con el huevo, se cayó encima de una piedra y se rompió. Rápidamente corrió la liebre a casa con las orejas gachas. Ella tampoco era la verdadera liebre de Pascua.
Le llegó el turno al sexto. El sexto escogió el huevo rojo y con él corrió a través del bosque. Entonces se encontró en el camino con otra liebre. Puso su huevo en el camino y empezó a pelearse con la otra. Por fin, la otra liebre huyó y cuando la sexta liebre buscó su huevo, lo encontró hecho migas. ésta tampoco era la verdadera liebre de Pascua.
Le tocó ya el turno a la séptima, la liebre más joven y pequeña. Ella cogió el huevo azul. Con el huevo azul atravesó el bosque. En el camino se encontró con otra liebre. La dejó pasar y siguió adelante. Entonces vino el zorro. La liebre dio un rodeo y llegó al riachuelo. Con unos saltos ligeros cruzó por encima del tronco. Vino la ardilla pero la liebrecita siguió adelante y llegó a la pradera. Cuando la urraca gritó, simplemente le contestó:

-¡Tengo que seguir!, ¡Tengo que seguir!

Por fin, llegó al jardín de la casa. La puerta estaba cerrada. Ella dio un salto, ni demasiado grande, ni demasiado pequeño, y puso el huevo en el nido que le habían construido los niños. ésta era la verdadera liebre de Pascua.

14 comentarios:

  1. ¡Qué gracia Guzmán ha cogido el huevo dorado¡ señal de que ya se siente mayor. Veo que se encuentra muy recuperado, supongo que se lo ha pasado bomba con los huevos de Pascua.A disfrutar de este y del resto de los días. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  2. Hola familia!!

    Os he descubierto por el reportaje de la revista XL Semanal del periódico ABC de hoy, y me alegra encontraros por aquí. Os habéis ganado un seguidor más, pero sobre todo una persona que os tendrá en cuenta de ahora en adelante.
    Nos veremos muy a menudo por aquí, y los viernes a las 10.30 por supuesto!!

    Muchos besos a tod@s llenos de energía, y a Guzmán decirle que es una nueva estrella dentro de mi corazoncito ;)

    Jesús

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el cuento. Creo que la pequeña liebre, sin las experiencias de las liebre mayores, no lo habría podido conseguir :-)

    ResponderEliminar
  4. Un beso muy grande!!!! Os escribí en la entrada del museo del ferrocarril pero no entró mi comentario, cosas del intenné por teléfono desde fuera de España... Un besote muy grande, Granjeros!!!

    ResponderEliminar
  5. Jose, ¿quién quiere ser una liebre que salte obstáculos, pudiendo ser GUZ-MAN?

    ¡Un abrazo, amigo!

    ResponderEliminar
  6. Me alegro mucho de que Guzmán vuelva a sentirse bien y seguro que, igual que ha superado éste último obstáculo, superará todos los demás.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. que muñeco hermoso!!!! simplemente les deseo lo mejor en esta vida, y la verdad que Guzman llego a mi corazon, siempre los sigo pero nunca opine

    besos desde Argentinaaaaaa

    Jess

    ResponderEliminar
  8. qué bonito cuento!! seguro que va a ser así, Guzmán lo está haciendo de maravilla!! mucha suerte con los resultados de mañana!! Muchos besitos y abrazos familia!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué guapetón sale Guzmán en el periódico¡ es mucho más famoso, os vi en ABC Semanal¡

    ResponderEliminar
  10. pues eso, sin miedo, a seguir, a seguir, guzman es la liebre que no se despista porque confía en la vida y apuesta por ella. os quiero mucho. besiños

    ResponderEliminar
  11. Gracias Ima por tus comentarios, si salió en el xl semanal, ya ves, cosas de la vida...
    Hola Jesús, nos alegramos mucho de tener un soldado más en ésta batalla!
    Gracias a tí Blanca por visitarnos y compartir con nosotros.
    Gracias Iñaki, la energía positiva llegó en cualquier caso!!
    Un abrazo para tí Elías... Te veo muy desaparecido, espero que sea por cosas buenas :)
    Gracias Paula por tus palabras
    Gracias Jess por tus deseos y porque te hayas decidido a escribir!
    Gracias primos, besos para todos.
    Gracias María. Te queremos mucho mucho también a ti.
    Un abrazo a todos y gracias!

    ResponderEliminar
  12. hola familia! todos los días, todos, os mando miles de besos. Ale, a saltar como liebres, que esto va para arriba!!!! pd para supermartina y superguzmán: no os puedo mandar chotoate porque se deshace, pero cuando haya más supernaranjas os las mando en un tren especial para vosotros. MUuuuuac!

    ResponderEliminar
  13. Hola Familia. Nos hemos enterado de vuestra historia por el XL Semanal y nos sentimos identificados porque nosotros la hemos vivido, Iago que es mi supercampeon tambien fue diagnosticado de LLA hace poco mas de dos años y justo hace un par de semanas termino los dos años de Quimio, tiene ahora 11 años.
    Desde ya seremos seguidores del blog y creo que podremos arroparlos desde nuestra pequeña experiencia. Un abrazo a todos, en especial a Guzman.

    ResponderEliminar
  14. Hola!!!! pues yo también os he conocido por el semanal y desde ese momento no he dejado de pensar en vosotros ni un momento.... Pero Guzmán, tu te has dado cuenta de lo pequeño que eres y lo grande que eres al mismo tiempo????!!!! has sido capaz de cambiar mi vida en un momento!!!!! Tengo tantas ganas de conocerte!!!!! Te envío toda mi fuerza!!!! espero que te llegue!!!!!!!!! besos....

    ResponderEliminar