viernes, 20 de mayo de 2011

Apetito

Andamos buscando el apetito de Guzmán, que lo ha debido esconder en algún lado pero no lo encontramos. El médico nos ha dicho que "let it be" y nosotros nos preocupamos lo justo.

Hoy pensando en ésto me he acordado de las Nanas de la Cebolla que Miguel Hernández dedicó a su hijo cuando recibió una carta de su mujer en la que decía que no comía más que pan y cebolla.
Os dejo un video  en el que, hace un par de años, mi hermano Ferna la interpretaba en una versión de Sergio Aschero.
Hoy lo escucho con más fuerza y significado que nunca.


Nanas de la Cebolla

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.
.
En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar,
cebolla y hambre.
.
Una mujer morena
resuelta en luna
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te traigo la luna
cuando es preciso.
.
Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en tus ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que mi alma al oírte
bata el espacio.
.
Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.
.
Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores
y las alondras
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.
.
La carne aleteante,
súbito el párpado,
el vivir como nunca
coloreado.
¡Cuánto jilguero
se remonta, aletea,
desde tu cuerpo!
.
Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre.
Siempre en la cuna,
defendiendo la risa
pluma por pluma.
.
Ser de vuelo tan lato,
tan extendido,
que tu carne es el cielo
recién nacido.
¡Si yo pudiera
remontarme al origen
de tu carrera!
.
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.
.
Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.
.
Vuela niño en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla,
tú, satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa ni
lo que ocurre.

Miguel Hernández


13 comentarios:

  1. seguro que lo encuentra prontito!!! hoy visualizaremos a Guzmán comiendo mucho y con mucho apetito!!! Muchos besos y abrazos familia!!! ah!! me ha gustado mucho ver y escuchar a Fernan!!

    ResponderEliminar
  2. A veces pasa, ya sabes. Pero es normal. Cuándo vuelva el apetito os vais a enterar, os va a comer por los pies, jajajaja!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. lo encontrareis, no os desaniméis...esta noche creo que le voy a ver comiendo unos...espagueti con forma de pulpitos y salsa de verduras...umm, y luego pelin de chocolate! besoooooooooos!!!

    ResponderEliminar
  4. creo que esta noche todos le insuflaremos muchas ganas de comer. Esta noche en vez del manto azul, prometo verle rodeado de fruta y chocolate. Un besazo, y seguid buscando, que seguro que está escondido en el fondo de algun cajon.

    ResponderEliminar
  5. ja ja ja...
    no os paseis visualizandole comiendo, a ver si como dice Elias después de la despensa nos coma a nosotros.

    ResponderEliminar
  6. ¿no estará debajo de la cama? ¿no lo habrá metido en la lavadora cuando la ha visto abierta? Cuando menos lo esperes volverá a aparecer y entonces devorará la nevera. ¿Habéis probado a hacer su comida favorita con él? ¿un pastel, una pizza? Suerte¡

    ResponderEliminar
  7. ¿habéis preguntado a Martina? con esas respuestas que se gasta, seguro que os da una pista (y si no "ahora toca lo que toca" ya sabéis)

    ResponderEliminar
  8. Pronto volverá ese apetito, ya veréis.
    Besos para todos

    ResponderEliminar
  9. ya Queridos Guzmán y familia:
    Sigo vuestro facebook y blog desde hace ya algún tiempo,y de alguna manera habéis pasado a formar parte de mi pensamiento, y por tanto,de mi.
    Estoy estudiando Enfermería, quizá debería de estar ya "acostumbrada" a vivir con el sufrimiento,con las malditas enfermedades...pero no lamento deciros que no es así, ¿qué clase de ser humano es capaz de acostumbrarse a ello?.
    Quisiera deciros que estoy segura de que todo vuestro esfuerzo merecerá la pena, nos hacéis emocionarnos con la mejoría del peque, y desear que ésta llegue cuando las cosas no van tan bien.
    Si estos (cortos,pero intensos) años que llevo estudiando me han enseñado algo, es que existen miles de millones de medicamentos para las miles de millones de enfermedades que hay, pero no podemos hablar de mejoría sin CARIÑO, el medicamento más efectivo.
    Día a día nos dejáis claro que a Guzmán no le falta, y tened claro que todo eso le da más fuerza que cualquier medicamento(¡y sin efectos adversos!), así que siempre que os encontréis cansados, derrumbados, angustiados, SIEMPRE, pensad que merece la pena,que hay que "recargar las pilar" y tirar para delante.
    Repito que sois un ejemplo de valentía y sobretodo de familia. Mi más sincera enhorabuena, y agradeceros la existencia de vuestro blog, día a día, noche a noche, me recuerda que he elegido la profesión con la actividad que más me gusta: CUIDAR.
    Mucho ánimo y fuerza. Os deseo todo lo mejor.

    ResponderEliminar
  10. Queridos Guzmán y familia..me llamo Ramón, tengo 3 hijos..y hace dos años me divorcié...actualmente estoy con Marta...la mujer de mi vida...y desde hace 5 meses su hija Andrea de 6 años padece la misma enfermedad que Guzmán. Marta quiere contactar con vosotros, os sigue en el blog y entiende perfectamente todo lo que vais contando..os descubrió en un artículo en el dominical del ABC.
    Andrea ahora mismo está en la fase de intensificación...distintos nombres...mismas acciones...es la previa a la fase de mantenimiento.
    Todo esto nos supera a todos... a Marta como madre...a mi como su pareja...y evidentemente a Andrea que es la que lo sufre...pero poder ver la luz al final del tunel como trasmites en tus palabras es simplemente alentador...y es la filosofía que aquí hemos llevado.
    Si no es molestia y teneís un rato os dejo mi mail para que podamos contactar: ramonlozano@zamarbu.com.
    Mucho ánimo...y gracias por darnos ánimos al resto con vuestras palabras.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  11. Hola familia. Yo creo que hay que confiar más a menudo en la sabiduría de los niños a la hora de comer. Mi hijo Ezequiel tiene etapas de comer muy bien y otras de no comer "ná", siempre ha sido así desde que nació y está sano y fuerte. Lo mejor es no preocuparse demasiado y no forzarlos nunca, siempre controlando su salud...
    Tranquilo que más que encontrar ese apetito estoy segura de él mismo volverá por su cuenta...
    Bueno cielos, en mi web hay un premio para este blog tan bonito que tenéis. Besos

    Cayetana
    www.portandootroangelito.com

    ResponderEliminar
  12. Seguro que vuelven esas ganitas de comer, SEGURO: Siemprer hay que pensar aquello de "de ésta, también salimos". gracias por recordarme ese poema maravilloso, que me trae muchísimos recuerdos...

    Besos enormes, familia

    ResponderEliminar