miércoles, 23 de febrero de 2011

Eva al aparato


Esta noche de miercoles, sin ninguna novedad más, salvo que mañana volveremos a hacernos la analítica al hospi, porque el martes estaba "flojito", me iba a poner a escribir sobre esa grandiosidad de nuestra pequeña vida cotidiana de estos días. Así que vi una foto de una manualidad que el otro día en casa estaba haciendo Eva con los niños… y cuando estaba empezando el post, de repente he sentido que ese no era mi lugar, es el de Eva, el que siempre ha sido, una pequeña vuelta a su Diario de los Granjeros. Os dejo con ella:



¡Mamá, por favor, quiero hacer este arbolito!

Nos pusimos manos a la obra. Llevábamos más de tres meses sin hacer ninguna manualidad, apenas un dibujillo suelto por aquí, algún otro por allá. Algún mural de tiza en la pared de pizarra y poco más, aparte de circuitos de trenes de madera que cada día se hacen y se vuelven a hacer, y peinados de muñecas con pelo enredado que necesitan un buen cepillado.

Un puñado de proyectos. Pintar la casita de muñecas, dar vida a esos marcos que esperan pacientes su turno, pintar una escena de La Bella Durmiente en la litera de Martina, colgar aquel cuadro de Pablo.

Nació Leo, y surgió la  oportunidad de ir a verle. Chicos, ¿le hacemos un regalo? ¡Síiiiii!!! Yo casi no podía creerlo, vaya entusiasmo derrochaban mis cachorros. Guzmán sugirió un tren, Martina una princesa. Recordé lo bien que lo pasamos en verano pintando con rotuladores recortes de filtros de café, tal y como Pilar, en su día, colgó en su blog. Y saqué los rollos de papel pinocho que guardaba en el armario para que el sol no estropeara esos vivos colores mientras esperaban a ser utilizados. Y pusimos un mantel de trabajo nuevo, que llevaba meses aguardando en el cajón. Y preparamos todo el resto de cosas como lo saben hacer los niños, con toneladas de emoción y alegría.

Leo ya tiene un tren en su habitación.




Y Martina decidió que las princesas quedaban mejor en la suya.



Unos pocos días más tarde, después de hospital, quimios y algún que otro susto, Martina quiso hacer este árbol. Otra vez a preparar todo, con la sonrisa puesta y ese ruidillo de fondo de Guzmán “Yo también quiero”. Aún me acuerdo de aquella época en que le llamábamos “Yo también”, porque eran las palabras que más decía.


Este arbolito no sólo es lo que parece, es también un portafotos cargado con las fotos favoritas de mis chicos, que cuidadosamente estuvimos eligiendo e imprimiendo con cariño. A Martina le gustó tanto que quiere hacer manzanos para todo el mundo.

Aún no llegó el momento del Diario de los Granjeros, pero quizá sea cierto que los motores se van calentando. A veces escucho a ese enanito que redacta textos en mi cabeza, como los duendecillos del cuento del zapatero que por la noche le hacían el trabajo. Sólo hace falta escucharlo con un poco más de fuerza y tener la certeza de que, durante un largo tiempo, no me abandonará.

Besos a todos.
Eva.

17 comentarios:

  1. por favor Martina, Guzman ,Cesar y yo, su mama keremos un arbol tan bonito como es ya... besos mil para los 4.Eva animate tu blog tambien es genial...

    ResponderEliminar
  2. Qué preciosidad, me ha encantado todo, el tren, la princesa, el arbolito, todo lleno de colores, como dentro de nada volverán a ser vuestros días.

    Un abrazo, me encanta esta entrada, ver como lo cotidiano se impone de nuevo :D

    ResponderEliminar
  3. Que chulada de trabajo habeis hecho.que buen rollo para terminar el día,leer este post,por todo lo que implica.. A Martina se la ve feliz,seguro que lo echaba mucho de menos y a Eva y Guzmán concentrados,y relajados en lo importante..Vivir.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y qué come ese enanito redactor?, pues habrá que darle de comer, digo, yo!, si le mantenemos el pucherito bien lleno, seguro que no te abandona... yo tb echo de menos el Diario de los Granjeros... y tenemos pendiente hacer alguna chapu-maravilla junt@s :)
    A puntito estamos de no encontrar, ni con lupa, un sólo moco y allá que nos presentamos.
    Por cierto, un flipe el tren de Leo y su princesita.
    ¡¡QUÉ BIEN!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Ese enanito tiene magia en las teclas y en las manos! Precioso tu texto Eva.

    Y el tren de Guzmán, y la princesa, y las gaviotas, y el árbol!!!!
    Trabajos preciosos para una preciosa vida cotidiana.
    Gracias por la inspiración.
    Mañana intentaré hacer un para mis pequeños Mauro y Nicolás. Aunque no sé yo, no me saldrá ni la mitad de bonito de lo que conseguís hacer Eva, Guzmán y Martina con vuestro entusiasmo.
    Besos para los cuatro. Mañana será un buen día, seguro!

    ResponderEliminar
  6. Hola Eva!!! Qué envidia... yo tengo poquito tiempo últimamente con los peques y es Jose quien hace planetas, estrellas y demás manualidades con Sara. Por eso papá mola más... pero lo importante es que ellos disfruten y puedan ser creativos. Preciosas las cositas que hicieron tus cahorros, se nota que son felices. Enhorabuena!!! Volverás a tu granja porque en realidad sigues allí, no?? Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. EVA!!!! que alegría!!! Me he emocionado, que bonito leerte otra vez y que enseñanzas nos das a todas las madres!! esta claro que todo se está preparando para tu vuelta, y tu crecimiento estará siendo tan grande que estoy deseando disfrutar de nuevo de tu Diario. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  8. Bonitas manualidades Eva. Y seguro que, poco a poco, tendrás fuerzas para seguir con tu Diario. Creo que ver la cara de alegría de Martina debe dar un buen empujoncito y si Guzmán "también quiere" mejor que mejor. Seguro que ellos, con su imaginación desbordante, os ayuderán a volver a retomar las actividades que haciáis habitualmente.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  9. cierto!! yo también echo mucho de menos el blog de los Granjeros!! me he encantado volver a leerte, tomo nota de las manualidades, e intentaré hacerlo una tarde de estas con los niños, muchas gracias Eva!! El arbol es una pasada!!! y veros a los tres también!!!
    Muchos besitos familia!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué bonito Eva! ¡Estáis hechos unos artistas! Qué bueno que ese enanito siga dándote ideas y que muy pronto puedas compartirlas con todos en tu maravilloso diario. ¡Ánimo y un beso gigante de los cuatro!

    ResponderEliminar
  11. Qué bien leerte, Eva! Poquito a poquito...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. QUE ALEGRÍA ME HA DADO ESTA ENTRADA! Ves calentado para cuanto estes bien preparada, se te echa de menos. QUe bien volver a hacer manualidades, seguro que os vino de maravilla a todos. Besos a los 4.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Eva, qué bonito es el trabajo de ser madre y que bonito lo haces! un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Que idea tan genial. Ojala pronto vuelvan los martes mudos. Mucha energía para esta noche

    ResponderEliminar
  15. Os quedaron preciosos los regalos :). Yo también tengo ganas de leerte donde los granjeros ;).
    Gracias por acordarte y enlazarnos =).

    Mucho ánimo y besos.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, muchas gracias a todas. A mí también me da gusto leer vuestras palabras de ánimo. Un abrazo a todas,
    Eva.

    ResponderEliminar
  17. Hola Eva! Preciosa entrada. No nos conocemos (bueno, yo a ti sí, virtualmente, primero a través del blog de Maite te he leído alguna vez... y ahora no consigo desengancharme de este blog de Jose, a quien mira por dónde, también hubiera llegado a través de Majé, esa otra buena amiga en común... o a través de cualquier otra persona del gremio profesional que también compartimos ;)
    Tus palabras sobre el enanito de los textos me han recordado mucho a una entrada que escribí hace poco en mi blog y que te invito a leer porque te sentirás identificada, jeje. http://saquetinesyletardos.blogspot.com/2010/12/el-duendecillo.html
    De todas formas estoy segura de que tú serás mucho más constante que yo escribiendo, porque últimamente me considero bloggera vaguilla...
    Te deseo todo lo mejor para superar este bachecillo y seguir nutriendo tu maravilloso blog con las sonrisas de tus cachorrillos.
    Un abrazo.
    Vanessa

    ResponderEliminar