jueves, 17 de febrero de 2011

Ventolín en vena. Amor en vena.

Hoy Guzmán ha amanecido como ayer. A tope de energía.

Esta mañana al terminar un ciclo de quimio, al cabo del cual le suelen limpiar la vía con una inyección de suero, hemos experimentado qué ocurre cuando se reemplaza, por error, el suero por ventolín: Guzmán casi se ha desmayado, Eva lo ha cogido en brazos, a la pobre enfermera casi la tienen que atender, el niño se ha puesto blanco, el ritmo cardíaco le ha subido a 200 pulsaciones por minuto, le han monitorizado y puesto oxígeno, “por prescripción médica” ha estado viendo dibus durante 4 horas (reposo), y esta tarde jugando en la habitación parecía que se había tomado 7 solomillos con clenbuterol.

Siento que esto que la vida ha decidido traernos hoy, nos ha dejado dos aprendizajes positivos.

Uno, que Guzmán en su vida va a superar lo que no superen cien mil. Aquí estamos, esperando a lo que la vida quiera traernos, con los brazos abiertos, con un ejército preparado, cargado de amor y sin ningún rencor.

Y dos, justo eso: cien por cien amor y cero rencor. Ante un suceso como éste, no siento nada de rabia, ira o resentimiento. Aunque resulte difícil de entender, más bien todo lo contrario. Siento, mejor dicho, Eva y yo sentimos una profunda gratitud y respeto a todos y cada uno de los que, día tras día, dedican su trabajo, su esfuerzo y su vida a que Guzmán sane.

A nuestro hijo lo tratan a diario con una gran profesionalidad, pero también con dosis ingentes de cariño, comprensión y humanidad. Y como humanos, todos podemos cometer errores.
Entendemos que estés, que estéis, compungidos y afectados por lo que ha ocurrido. Pero queremos que sepáis que estamos contigo, tanto como tú y tus compañeros estáis todos los días con nuestro pequeño Guzmán.
Creo firmemente que sólo con amor conseguiremos sacar adelante esta lucha, así como creo que la mayor manifestación de amor que conozco es estar agradecido, tal y como me siento.

Me gustaría pensar que si el curso de los acontecimientos hubiera sido otro, mis sentimientos seguirían siendo de esta manera. Pero por suerte, esto no lo sé.
Lo que sí sé es que la vida nos quiere regalar más tiempo con Guzmán, y que mañana nos vamos a casa para seguir disfrutando de esa sonrisa a todo tren.  

26 comentarios:

  1. Te leo y aprendo siempre tanto, tanto... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro TANTO de que Guzmán se haya recuperado bien del percance, de que haya vuelto la alegría a su carita....Y también de vuestro gran AMOR y cero rencor, que comparto. Os deseo una feliz vuelta a casa mañana y un merecido buen fin de semana a toda la familia.
    Un gran abrazo,
    Celia.

    ResponderEliminar
  3. Sois una maravilla de familia. Feliz fin de semana en casita! Besos

    ResponderEliminar
  4. ¿Cuatro horas viendo dibus? Mejor que Guzmán no sepa dónde se guarda el ventolín, o va a salir a chute diario.
    Que sepáis que ya está cubierto nuestro cupo de sorpresas hasta 2040 por lo menos, desde ahora queremos un blog aburrido que diga que no hay novedades y que todo avanza como estaba previsto.
    E&P

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que todo haya quedado en un susto. Sois una familia admirable. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¿Cómo lo hacéis Jose? ¿Cuál es la receta para llevarlo todo siempre con tanta entereza? Algún día tendréis que decirnos el secreto, aunque probablemente tenga bastante que ver esa sonrisa eterna de Guzmán. Un beso
    Patricia

    ResponderEliminar
  7. No tengo palabras. No sé si hace falta pasar por una experiencia como la vuestra para ser así de GRANDES... pero me temo que la respuesta es no, se debe nacer siendo así de especiales. Gracias por la lección de cada día.
    (y edito que para contar que para publicar mi comentario, la palabra esa rara de verificación que a veces te pide google ha sido: "forza"!!! Definitivamente este blog es mágico ;)))

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por las personas que sois, por eso Guzmán es grande, tiene mucha suerte de teneros. Un beso

    ResponderEliminar
  9. uff, qué susto!!!bravo por Guzmán, y por todos vosotros, sois unos campeones, y de nuevo y mil veces gracias por compartir con nosotros todo esto nos haceis mejores. Un beso fuerte en la oración del día a día, os queremos mucho!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Ya podemos hablar de vos a vos...con Guzman.....despues de su experiencia de 7 solomillos.
    Animo, fuerza y que siga el amor!!!

    ResponderEliminar
  11. Ahora cada vez que Guzmán quiera ver dibus... va a pedir el ventolín a gritos!!! jajaja
    Qué fuerte eres Guzmán!! Y cuántas lecciones pueden darte y darnos tus padres!!

    ResponderEliminar
  12. Gracias por ser así.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  13. Jo¡ que grandes sois, cada palabra que escribes, cada foto de ese chicharrón con esos mofletillos que si lo pillara cerca le iba a dar un pellizco,todo lo que aquí reflejas e incluso hasta los errores que cometemos los humanos, son una lección de ternura,entrega,AMOOOOOOOOOOOOOOR que está siendo la mejor medicina.Que suerte tiene Guzmán y Martina de teneros como padres y el resto de los seguidores de tu blog como amigos.Bueno esta noche a la hora establecida, incluiremos tambien a tantos otros que no conocemos pero que necesiten de nuestro Amor. BESOS FAMILIA ESPECIAL NO CAMBIEIS NUNCA.

    ResponderEliminar
  14. Jo os entiendo perfectamente, en situaciones así "difíciles" sale lo mejor, de lo mejor, de lo mejor de nosotros. Recuerdo que en mi embarazo de Kai, tenía una paz, una entereza, una empatía...Vamos que era muchísimo mejor persona de lo que he sido nunca y nos afectó a toda la familia...era increible.
    Creo que si no hubiese experimentado eso alguna vez en mi vida pensaría que sois "santos" (cosa que no dudo eh!!) o que exagerabais el "buen rollo" ja,ja...
    Bueno que no me enrollo mas...que os sigo y que todos, todos los días le pido a mi ángelito que cuide del vuestro, no me olvido aunque no os deje comentarios.
    ¿4 horas de dibujos? ejemmmmmm
    Muchos besos familia....

    ResponderEliminar
  15. Cada dia me teneis mas admirada con vuestra grandeza y cero rencor, eso es lo que hace que ese peque tenga esa expresión de alegria y que seguro será la mejor terapia que reciba.Besos mil y no cambieis nunca, seguro Dios os está ayudando.

    ResponderEliminar
  16. Madrecita, vaya susto!!.
    Creo que la serenidad para aceptar las cosas tal y como vienen, encontrando en todo la parte de aprendizaje que nos regala la vida con cada experiencia, es sintoma de equilibrio interior. Pienso que cuando acabe todo esto seréis tan poderosos que podréis hacer en la vida cualquier cosa que os propongáis.

    ResponderEliminar
  17. Madre mía Jose y Eva. ¡QUÉ LECCIÓN!
    Un beso grande para los cuatro

    ResponderEliminar
  18. Qué lección de vida mas hermosa!! Un abrazo enorme a los cuatro valientes.

    ResponderEliminar
  19. Jose, en este mundo en el que a la gente le encanta indignarse por cualquier cosa, montar escándalos porque el camarero ha tardado un poco en traer la comida o porque el rellano no está perfectamente barrido, vuestra actitud respecto a un grave error que ha puesto la salud de Guzmán en peligro, es una gota de agua limpia en un océano de agua estancada. Se agradece y hace que reflexionemos. Besos, enhorabuena y gracias.

    ResponderEliminar
  20. Una lección cada día. No dejáis de enseñarnos. No dejéis de enseñarnos.

    ResponderEliminar
  21. Tremendo.
    Ojalá sigas haciéndome sentir así de idiota muchas más veces.
    sos un gigante.
    gracias y mil abrazos

    ResponderEliminar
  22. Jose: no había leido esta entrada, y llego acá hoy desde facebook! que bueno que todo quedó en un susto y una lección de vida para todos los que te leemos. por favor, dejame que comparta.
    Cuando nació mi hijo, pasamos por muchas presiones también, y como ha dicho Paloma, me quedé sorprendida por la paz y tranquilidad con que pasaban esos días. Yo no sé que le sucede a uno, pero es maravilloso y creo que tiene que ver con el SER verdadero y amoroso, que todos llevamos adentro. MUCHO PARA PENSAR Y APRENDER TODOS! Y sí que Guzmán tiene tantisima suerte de tenerlos como papás y SI que se pondra bien!
    Beso gigante!

    ResponderEliminar
  23. Si el 10% de personas tuviesemos esa entereza y esa bondad para tratar a otros humanos el mundo no estaría como está.
    Felicidades.
    Y gracias por la lección, de corazón.

    ResponderEliminar