jueves, 13 de enero de 2011

El que no busca, encuentra.



No se cómo describirlo exáctamente. Es como si una cuerda anudase perimetralmente mi cabeza, mi cerebro, mis emociones… como si diera varias vueltas atándolo, dejando una soga colgar por dentro de mi cuerpo hasta el estómago, y allí, de golpe, se anudase a un yunque de acero que tira hacia abajo con todo su peso.
Cómo me siento en los últimos días se podría resumir en una palabra: apesadumbrado, pero no creo que en sí reúna la sensación arriba descrita.

Así que ayer traté de buscar algo que me faltaba para sentirme bien: Paz interior.

Y la busqué mirándome a los ojos en el espejo, pero no la encontré.
La busqué escuchando “A quai” de Yann Tiersen, pero no la encontré.
La busqué en las miradas de la gente con las que me cruzaba por la calle, pero tampoco la encontré.
La busqué en una hoja en blanco, pero no la encontré.
La llegué a buscar con Google, pero tampoco la encontré.
Ni en la esquina de Recoletos con Prim.
La busqué en el ascensor del curro, y tampoco la encontré.
La busqué en una agradable conversación al medio día, pero no la encontré
La busqué en el archivo de fotos de mi memoria, pero no la encontré.
Y después de buscar durante todo el día, llegué al hospital por la tarde.
Guzmán me pidió que me tumbara con él para leerle un cuento, entonces dejé de buscarla, y fue ella la que me encontró a mi.



A pesar de que hoy Guzmán haya tenido un poco de fiebre como efecto secundario de una quimio, mañana nos iremos a casa por la mañana. 

Buenas noches y besos a todos.

26 comentarios:

  1. Esa foto es demasiado tierna!! Se os ve cansados,pero Guzmán mira tan atento!!

    Muchísimo ánimo y un abrazo a los cuatro

    ResponderEliminar
  2. Carnero en 500 mg.!!!!!! La mejor medicina...Harry&Lucía

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes, la luna sabe a lo que más gusta a cada uno, así que esta sabe ¡a tochoate!

    ResponderEliminar
  4. ánimo Jose, esto tiene que ser tan duro... pero todo va a salir bien, ánimo, todo va a salir bien.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. mucho animo, os tengo en el reader de google y os leo asiduamente.

    mucha gente estamos con vosotros, es duro pero Guzman puede con todo mañana viernes nos conectaremos todos con vosotros

    un beso muy grande para todos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué razón tienes Jose! Lo mejor para encontrar algo es no buscarlo y menos con obsesión, tanto cosas materiales como espirituales.El Amor, la Paz, la Alegría, muchas veces se encuentran cuando uno menos lo espera, menos lo busca. Y por lo de "apesadumbrado" no te preocupes ni lo analices tanto. Creo que es humano y natural, porque la realidad está ahí y hay que vivirla. Pero piensa que cada día que pasa es uno menos para llegar al final del camino. Y lo mejor de todo es que gracias a Dios es un camino en compañía y cuando tienes dónde agarrarte, no sólo no te caes, sino que llega la Paz interior deseada e incluso se puede disfrutar durante el recorrido. Y ahí estamos los demás para daros la mano siempre que haga falta.
    Y a Guzmán le he visto bien, a pesar de la quimio. Es un gran luchador y un campeón, como su equipo de trenes favorito.
    Un fuerte abrazo para los cuatro.
    Celia.

    ResponderEliminar
  7. Como todos los días, un ratito antes de dormir, pienso en Guzmán y en vosotros. Y os mandamos besos y abrazos. Susana, Pablo y Carlos

    ResponderEliminar
  8. Leyéndoos todos los días descubro que realmente los héroes existen y no viven en el espacio. Sois todo un ejemplo. Hoy viernes a las 22:30, y todos los días de este recién estrenado 2011, toda la energía para Eva, Jose, Martina y Guzmán.

    ResponderEliminar
  9. MIS CHICOS GUAPOS Y FUERTES!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Qué manera de transmitir tanto con palabras tan sencillas.Mucho ánimo Jose, Eva, tenéis toda la fuerza y toda la luz. Gracias por compartir tanto con nosotros.
    Aupa Guzmán y su pijama molón!!

    ResponderEliminar
  11. Muchísimo ánimo, porque igual que los animalitos del cuento que tras mucho esfuerzo encontraron la recompesa y pudieron probar la luna, a vosotros ya os queda meno para llegar al final feliz de esta historia, aunque encontréis baches en el camino que entiendo os desanimen.
    besos muy fuertes para toda la familia

    ResponderEliminar
  12. Ánimo chicos. Los días de bajón tienen que servir para tocar fondo y tomar nuevo impulso para seguir adelante con más fuerza. Lo estáis haciendo muy bien. Besos para todos.

    ResponderEliminar
  13. muchos animos y fuerza. La prueba q incomprensiblemente se ha cruzado en vuestro camino es durisima, pero por favor seguir luchando xq vuestra lucha estoy convencido q sera una medicina d valor incalculable para ayudar a q la herida d Guzman y d vuestra familia cierre. Y q x mucho q ahora la herida sangre y duela al final cerrará y entonces podreis disfrutar en plenitud d vuestra familia, con el valor exponencial q esto tiene despues d superar una prueba como la q os ha tocado. Besos gigantes Javi

    ResponderEliminar
  14. sólo faltaba que no te sintieras de vez en cuando asi¡¡¡ es normal jose, es más que normal. Y mira esa foto....ya está no hay más no pienses más lejos que hoy, que ese momento, que cada ratito con el enano.
    siento que la quimio le haya dado reacción esta vez. deseo de corazón que mañana marche a casa mejor y que los 4 juntos paseis un fin de semana maravilloso¡¡¡
    energía positiva y azul para guzmán pero también para Martina. para Eva y para ti que lo sufrís todos los días y que , como hoy, algunos se hacen mñas duros
    animo sois unos campeones

    ResponderEliminar
  15. Me uno al envío masivo de ánimo y coraje. Y al igual que los muchos que comentan tus posts no puedo dejar de admirarme, por la calidad y fuerza de la reflexiones, por el apoyo fotográfico, siempre en línea con la reflexión, y sobre todo por toda esa energía que desborda. Planteas la duda pero siempre cerrando la reflexión con una respuesta positiva. Increíble. Os envío una buena dosis de pensamientos positivos ("más vale que sobren y no que falten". Je,je) y sobre todo un besazo fuerte para mi amiga Eva, que os siga iluminando con su sonrisa.

    ResponderEliminar
  16. Disfruta de esa paz interior, no todo el mundo tiene el lujo de poder experimentarla (ni todo el mundo tiene ese niño tan precioso). Y ánimo que ya queda menos. Cada día que pasa es una batalla ganada.

    ResponderEliminar
  17. Hola Jose,

    No me conoces de nada pero he visto tu blog y he visto a Guzmán y, bueno... la verdad es que me gustaría poder hacer algo por Germán. Sé que no es gran cosa, porque lo que realmente me gustaría es poder acabar con la leucemia para siempre, pero eso creo que me va a resultar imposible. Lo único que sé hacer es escribir. He visto que a Guzmán le gustan los cuentos y los trenes, así que me he puesto a escribir y me ha salido esto. Espero de corazón que le guste. O que al menos le devuelva un poco de la emoción que me ha dado él. Tienes un hijo muy valiente. Mucho ánimo. Y disculpa si me he entrometido, pero quería enviarle fuerzas a Guzmán y esta es la única forma que se me ocurre de hacerlo.


    El tren mágico de Guzmán

    El tren de Guzmán no es un tren cualquiera. Por fuera parece un tren normal pero, en realidad, es un tren mágico. Por supuesto, no lo sabe nadie. La magia solo funciona cuando nadie está mirando. Ni siquiera papá y mamá lo saben. Los adultos no saben nada de magia.

    El tren mágico de Guzmán solo hace magia por la noche. Cuando Guzmán y su hermana Martina están durmiendo. Cuando papá y mamá se han ido a la cama. Cuando todo está en silencio y nadie, ni siquiera Guzmán, puede verle. Entonces, el tren mágico de Guzmán sale de su escondite. A veces se ha quedado guardado debajo de la cama. A veces detrás del sofá o bajo un montón de juguetes. No importa demasiado porque, esté donde esté, el tren mágico de Guzmán siempre consigue salir de su escondite y encender sus motores.

    El tren de Guzmán se hace entonces más grande. O puede que sea Guzmán quién se hace más pequeño. Nadie sabe exactamente como funciona la magia de este tren. Solo se sabe que, mientras Guzmán duerme, el tren mágico le sube a uno de sus vagones y sale por la ventana sin que nadie le vea.

    El tren se lleva a Guzmán a recorrer el mundo. A veces también se lleva a Martina o a papá. También a mamá, claro. Incluso, algunas veces, se lleva a todos juntos a dar vueltas alrededor del mundo. Mientras duerme, aunque no lo sepa, Guzmán viaja en su tren mágico. Y atraviesa los valles nevados de la lejana Rusia. O los campos de arroz de la recóndita China.

    La gente, cuando los ve pasar, los saludo alegremente y dicen “Mira, ¡es Guzmán y su tren mágico!” y se ponen muy contentos. Porque, el tren mágico de Guzmán tiene otro secreto. No solo sale a hurtadillas de noche, con Guzmán y su familia dormidos en un vagón. No, además de eso, el tren mágico de Guzmán reparte ilusiones. Las va dejando salir por su chimenea de vapor, para que lleguen a todas partes. Algunos las ven llegar y las cogen al vuelo. Otros, como Guzmán, están dormidos y no ven como se depositan en su mesilla de noche. Solo a la mañana siguiente, cuando abren los ojos, se encuentran con la ilusión que el tren mágico de Guzmán les ha dejado. Y sonríen.

    Cuando ha terminado de recorrer el mundo, el tren mágico de Guzmán vuelve a casa. Vuelve a la habitación y se hace otra vez pequeño. O hace que Guzmán vuelva a ser grande, eso nadie lo sabe. Se esconde debajo de la cama. O detrás del sofá. A veces no se acuerda muy bien de donde estaba y aparece en otro sitio. Luego se queda muy quieto hasta que sale el sol.

    Papá y mamá entran en la habitación para despertar a Guzmán, que ha tenido un sueño muy raro. Ha soñado que un esquimal le lanzaba una bola de nieve a la ventanilla del tren. Martina se ríe y luego van todos juntos a desayunar. El tren mágico de Guzmán aprovecha entonces para limpiar la nieve que le ha quedado en la ventanilla. Para que nadie sepa que es mágico.

    ResponderEliminar
  18. Guzmán me ha robado el corazón, ¡qué niño tan especial!

    ResponderEliminar
  19. La pasion de mi sobrino Guzman por los trenes es impresionante. Es increible ver como a su edad maneja las vias y construye complicados circuitos, se sabe los nombres de las locomotoras y, sobre todo, disfruta como un enano dandoles vueltas y vueltas y mas vueltas.

    La leucemia no tiene ni una oportunidad con el. Si lucha contra ella con la misma pasion con que juega con los trenes, no hay enfermedad que pueda con el.

    Animo Guzman! Y sigue disfrutando de ese tren majico. Y luego nos lo cuentas, eh?

    ResponderEliminar
  20. Cuando se curé Guzmán este blog se va a convertir en un encuentro literario, porque aquí las palabras envuelven nuestros corazones, a veces nos abrumán; otras veces nos abren los ojos a los momentos especiales y otras veces nos hacen ver el sol más luminoso y más calido en este duro invierno.
    Gracias a todos por enseñarme a ser mejor persona

    ResponderEliminar
  21. Preciosas palabras y preciosa foto. Abrazos fuertes!!!

    ResponderEliminar
  22. un besiño enorme para todos y felicidades Eviña!!!! seguimos con vosotros!

    ResponderEliminar
  23. Gracias a todos por vuestro apoyo. Me dejais sin palabras y dar las gracias me parece insuficiente.
    Me/nos dais animos cuando los necesitamos, y cuando no nos los dais extras, nos haceis sonreir, nos haceis sentirnos acompañados.
    Gracias por estar ahí.
    Sara, que cuento tan maravilloso, gracias pero este regalo tan especial.

    ResponderEliminar
  24. Hola, José. Te conocí en la Fundación el fin de semana. Como ves, ya entré para conocer a tu hijo. Guzmán es un bombón.
    Así como te recomendé al médico de Alicante, te recomiendo que hables con John. Él generalmente no atiende a niños pequeños, atiende a los padres y quizás sería bueno que hablases con él al respecto. ¡¡¡Mucho ánimo!!!. Un abrazo enorme para los papis y besitos muy dulces y especiales para Guzmán. Ana

    ResponderEliminar