miércoles, 5 de enero de 2011

Queridos Reyes Magos...


A sus excelentísimas majestades de oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar:

Me llamo Jose, llevo casi 30 años sin escribiros formalmente o, al menos, sin hacerlo pensando en que los destinatarios no erais vosotros.
Siento el tiempo pasado, siento que haya tardado tanto tiempo en volver a creer, a creer en vosotros y en tantas otras cosas…

Por suerte, hace 5 años llegó a nuestra vida Martina, sé que la conocéis porque ella sí que os escribe, se que estáis en su corazón y en su mirada cada vez que se aproxima este día del calendario. Ella me devolvió el significado de que existís, dentro y alrededor de cada niño como Martina.

Sé que no tengo aspecto de niño, pero quiero seguir siéndolo por dentro o al menos intentarlo. Por eso he decidido comenzar esta carta, que no se si tendré valor de terminar.

Hace 3 años sabéis que llegó Guzmán. Éste es el primer año que él, conscientemente, escribe su carta junto a su hermana. Guzmán para nosotros ha sido un regalo excepcional... otro, junto a su hermana. Como Eva y yo decimos, es un alma sabia y tenemos el lujo de que nos haya elegido como familia en su camino.

Cuando era pequeño mis padres me enseñaron que, en la carta que os escribía, primero debía contar cómo me había portado a lo largo del año; algo que me resultaba extraño porque, supuestamente, ya lo habíais visto y sabíais por vuestra condición de Magos. Lo segundo era pedir por algo realmente importante para los niños en el mundo: que los niños en el mundo no pasaran hambre, que no hubiera guerras, enfermedades… Y, por último, pedir lo que quería para mí y para cada miembro de mi familia, Miguel, Ferna, papá y mamá.

Siguiendo ese orden al que ya estáis acostumbrados, el primer punto lo voy a obviar, ahora soy yo el padre y para mí los niños siempre son buenos y se portan bien; además sois magos y podéis hacer vosotros perfectamente ese juicio de valor.

En cuanto a lo segundo… pensando en algo importante… sólo se me viene a la cabeza una cosa… que desaparezca el cáncer infantil, que el 100% de todos los casos se curen, que toda la gente que estamos conociendo en este camino y la que no, salgan por la puerta grande, que se encuentre cura a todos los tipos de esta enfermedad, que no haya niños sufriendo por un tumor, por leucemia o cualquier otro mal de una enfermedad que debería tener prohibido su acceso a personas tan pequeñas. Ayudad a toda esa gente que está luchando por conseguirlo,  y que han decidido dedicarle su vida a esta misión, a estar con niños así, a ponerles una bolsa de quimio, asistir a una operación de un tumor, cambiarles un suero o estar detrás de un microscopio.

En cuanto a lo tercero, no me voy a repetir sobre lo que han pedido mis hijos. Para Martina, además de sus  princesas, bicicletas y patines, traedla ese ánimo inagotable y ese espíritu de superación ante todo lo que se encuentra en la vida, reforzadle ese “lo voy a conseguir” que nos trajo a esta familia.

Para Guzmán, ya sabéis, un tren, un tren y después un tren, si puede ser, este último que sea con destino irrevocable a que todo este año responda bien al tratamiento, a que no haya ningún desvío provisional ni inesperado, a que la quimio mate lo que tiene que matar y a que su cuerpo, sabio, siga haciéndose un fortín contra la enfermedad. Y, por pedir, que ese espíritu de felicidad que le acompaña lo siga haciendo allá donde va. Que haga el trayecto que hace mi primita todos los días, que llegue a Guzmán el Bueno, pasando por Esperanza.

Para Eva, ya sabéis que por mucho que os esforcéis en ser innovadores, nada le gusta más que un trapito o dos, esto me costó aprenderlo. Pero vamos a arriesgar: me gustaría que la trajerais un puñado extra de esas sonrisas que iluminan esta casa, que iluminan a mis hijos, que me iluminan cuando estoy bien pero sobre todo hacen de faro cuando, como estos días atrás, me siento mal. Traedle un montón de ese “nosequé” que tiene ella, con el que hace cada día de esta casa un hogar y que cada día que paso a su lado me convierte en mejor persona.

Y para mí… es muy sencillo: seguir teniendo el privilegio de ser feliz rodeado de la familia que tengo. Seguir teniendo el privilegio de VIVIR con Eva, Martina y Guzmán.

Esta noche os dejaremos leche y agua para los camellos, como siempre hemos hecho.

Un beso para los tres.

Jose.

16 comentarios:

  1. Con una carta tan sincera y llena de sentimiento, es imposible que los Reyes no te traigan todo lo que has pedido. Un abrazo a toda la familia y que el 2011 sea tan bueno como sabemos que va a ser.

    Emma & Miguelito.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que los Reyes te escucharán y te traerán todo lo que has pedido porque sois buenos, sabios y fuertes.

    Creo que ya les oigo, sí, ya vienen los Reyes Magos, ya vienen cargaditos de salud, coraje y alegría para acompañaros en vuestro viaje.

    Buenas noches
    Susana y Ed

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuanto les gustaría a los Reyes de tu niñez, tener la magia y el poder que tu mente infantil les confería! Todo lo que pides se te concedería con creces, porque son peticiones generosas, no solo para los que quieres sino también para los que no conoces y lo necesitan tanto como tú. Pero los Magos de tu niñez saben que tus peticiones llegan al Rey de los reyes. El ya te ha concedido, sin pedírselo, muchas cosas hermosas como ese “noseque” de Eva, esos preciosos hijos,vuestro amor y tantas otras cosas. Los Magos de tu niñez se han emocionado al leer tu carta ¡es tan hermosa! Y te dejan una nota diciendote que remiten tus peticiones al Rey de los reyes, uniendo sus ruegos más fervientes para que te conceda cuanto le pides con la seguridad de que los escuchará.

    ResponderEliminar
  4. Jose, los Reyes son Magos y buenos. El año pasado sólo pedí una cosa, ante mi embarazo de riesgo y era que mi hija naciera bien. Un año después, es el rayo de luz que ilumina a toda la familia. Sé que cumplirán tu deseo, que es el mio también y el de tanta gente a vuestro alrededor. No puede ser de otra manera. Porque los Reyes son, realmente, la convicción de cada uno. Las ganas o la capacidad de creer, de desear. Y somos tanto deseando lo mismo que, no lo dudes, se cumplirá.

    Os mando un abrazo y que esta noche mágica os cubra de luz.

    ResponderEliminar
  5. Jose me he emocionado leyendo esta carta. Estoy segura de que os traeran todo lo que has pedido para tu familia. ¿A caso no lo mereceis? Sois una familia increíble y los Reyes Magos lo saben, así que os dejarán los mejores regalos. Un beso enorme y felices Reyes.

    ResponderEliminar
  6. Querido hermano:

    Yo tambien recuerdo lo bien que me lo pasaba preparando los regalos para ti y para Miguel y, posteriormente, para Piluca. Vuestra ilusion en ese dia es la que has transmitido a Martina y Guzman y, aunque algunos digan que lo de los reyes es una tonteria, creo que es fundamental que exista un mundo magico y benefico en el que los niños encuentren refugio y felicidad ante una realidad que los adultos nos empeñamos en hacer cada día menos solidaria. Espero con ansiedad ver mañana sus caras de sorpresa ilusion al ver los regalos que les han dejado los reyes (otro teeeeeennn!!!) :-) Y tu, como yo con Piluca, se que ya tienes en ellos el mejor regalo posible. Disfrutalo.

    ResponderEliminar
  7. Despues de leer tu carta, y los comentarios de tu madre y tu hernano, esta noche me acuesto feliz porque en mi casa los Reyes Magos ya han venido. Me han regalado conoceros a todos vosotros, poder compartir vuestros sufrimientos y recuperar algo en mi que estaba bastante escondido, la alegria de vivir rodeada de amor. Lo demas que pensaran traer a esta casa, le pido a los Reyes Magos que se transforme en salud para Guzman y en fuerzas para vosotros.

    ResponderEliminar
  8. Con una carta tan tierna a los reyes se las va a caer la capa... además estoy segura de que a ellos les encantan tu familia y los niños como tu, con ese amor y buen rollismo que emanáis, con esa percepción del mundo... da por sentado que tendrás la casa llena de trenes y de sonrisas por mucho tiempo. Nunca dejes que se escape esa magia.
    Besos, besos y más besos

    ResponderEliminar
  9. Todos los niños son buenos, así que sus majestades seguro que te van a traer todo lo que les has pedido. No importa si no lo traen todo hoy y de golpe, y lo traen poco a poco, lo importante es que lo traigan!!.

    Besos a todos! =).

    ResponderEliminar
  10. Una carta preciosa, me adhiero a tus peticiones.

    Cariños inmensos,

    ResponderEliminar
  11. Espero que hayais tenido un maravilloso día de Reyes y, por supuesto, que se cumplan todos esos buenos deseos, no lo dudo.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Jo, Jose, vaya carta tan emotiva....y tan bonita. Espero que hayáis pasado un buen día de Reyes, después de los días duros de atrás. Seguro que al menos la sonrisa de Guzmán y Martina al ver sus regalos ha compensado otros momentos. Yo por supuesto también lo he disfrutado y tengo nuevo tren en casa (¡vaya par de niños ferroviarios!).
    Confío y espero que además de lo puramente material del día de hoy, también se cumplan todos esos deseos de curación para los demás y para vosotros que citas en tu carta. Todos los que sufren lo merecen y sobre todo los niños. Seguiremos pidiendo por ellos y en especial por Guzmán.
    Un beso grande para los cuatro.

    ResponderEliminar
  13. Seguro que los Reyes os concederán todos tus deseos, que por otra parte son los de todos de los que os rodean. Con tantas peticiones no se van a negar, ya veréis. Mucho animo

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Jose, en mi casa los reyes se han dejado un papelito sin querer.
    Decía nosequé de que ya tenían apuntado en un retrotiming de su iphones los insights de tu carta.
    Te lo cuento para que veas que la cosa no se queda en aire.
    Un beso gigante, granjeros.

    ResponderEliminar
  15. En mi casa y en la de mi madre también hemos pedido que se curé Guzmán.
    Y a mi amigo Sergio le he pedido que sea su ángel de la guarda para siempre.

    ResponderEliminar
  16. Gracias a todos, y gracias especialmente Mirian por tan bonita petición, seguro que Sergio ya le está protegiendo.
    besos

    ResponderEliminar